Inicio / Industria / Volkswagen EEUU admite que quiso engañar con la manipulación de los motores diésel

Volkswagen EEUU admite que quiso engañar con la manipulación de los motores diésel

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, se enfrentó hoy a un aluvión de críticas en el Congreso estadounidense por la manipulación de los motores diesel y reconoció que la mayoría de los 500.000 vehículos afectados seguirán contaminando por lo menos hasta 2017.

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en EEUU, Michael Horn ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington
El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en EEUU, Michael Horn ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington. Foto EFE

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn, se enfrentó a un aluvión de críticas en el Congreso estadounidense por la manipulación de los motores diesel y reconoció que la mayoría de los 500.000 vehículos afectados seguirán contaminando por lo menos hasta 2017.

Horn compareció durante dos horas ante un grupo del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes para intentar responder las preguntas de los congresistas sobre las acciones del Grupo Volkswagen en el escándalo.

El presidente dejó numerosas preguntas claves sin responder y proclamó su desconocimiento previo tanto de la manipulación de los motores turbodiesel de la compañía alemana como de los detalles del software ilegal que oculta las emisiones reales de los vehículos.

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en EEUU, Michael Horn ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington
El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en EEUU, Michael Horn ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes en Washington. Foto EFE

Horn si reconoció que el objetivo del software ilegal implantado en los sistemas de control de gestión de los motores diesel vendidos entre 2008 y 2015 en Estados Unidos era ocultar a la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA) que los automóviles no cumplían las normas de emisiones de óxidos de nitrógeno del país.

A la pregunta del presidente del comité, el republicano de Pensilvania Tim Murphy, de si VW instaló software “con el propósito expreso” de ocultar sus emisiones, Horn respondió que “sí, fue instalado con ese propósito”.

Pero el ejecutivo alemán, de 51 años, añadió que no tuvo conocimiento hasta el 1 de septiembre de este año, dos días antes de que el Grupo Volkswagen admitiesen ante EPA que los vehículos estaban manipulados y 17 días antes de que fuese público que los automóviles estaban trucados.

Hasta ese momento Horn sólo sabía que sus vehículos no cumplían las normas de emisiones gracias a un estudio realizado a principios de 2014 por investigadores independientes, pero que la empresa matriz en Alemania le había informado de que el problema podía ser arreglado con la instalación de un nuevo software.

El presidente del Grupo Volkswagen (VW) en Estados Unidos, Michael Horn
Michael Horn realiza el juramento antes de testificar. EFE/Jim Lo Scalzo

“En ese momento -explicó- no tenía ni idea de que era un aparato para manipular (emisiones) y no tenía ninguna indicación” de que hubiese sido instalado en los vehículos de VW.

Varias veces, Horn se disculpó por su incapacidad para responder a las preguntas específicas de los congresistas, en ocasiones porque la casa matriz en Alemania no le había proporcionado la información y en otras porque, según dijo, “no soy un ingeniero”.

Lo que el alto ejecutivo sí pudo explicar es que hay tres generaciones de motores afectados y que la solución para eliminar el software ilegal, cumpliendo las normas estadounidenses sobre emisiones, sólo es fácil para el modelo más moderno, la tercera generación instalada en los modelos 2015 y 2016.

Para el resto, unos 430.000 de los 500.000 vehículos afectados en Estados Unidos, la solución es más complicada porque requiere la instalación de nuevos equipos y, en muchos casos, no estará disponible hasta 2017.

Esto supone que esos automóviles seguirán emitiendo durante más de un año niveles de óxidos, productos considerados cancerígenos por las autoridades, hasta 40 veces más elevados de lo permitido.

La congresista demócrata por Colorado, Diana DeGette
La congresista demócrata por Colorado, Diana DeGette, enseña el sistema de Volkswagen. EFE/Jim Lo Scalzo

Horn explicó que VW está investigando internamente para determinar quiénes son los responsables del engaño y que sufrirán las consecuencias de sus acciones.

Sin embargo, los congresistas estadounidenses expresaron en varias ocasiones su frustración con las respuestas de Horn, especialmente cuando el ejecutivo intentó cargar la responsabilidad del escándalo en “un par” de programadores en Alemania responsables de escribir el código.

Horn afirmó que “esto fue algo que hicieron individuos” y no una decisión corporativa.

El representante republicano por Michigan Fred Upton advirtió al presidente de que “Volkswagen pagará un elevado precio por su sucio secretillo“.

Logo de Volkswagen
Logo de Volkswagen. EFE/Friso Gentsch

Otros representantes sugirieron a Horn que lo que la compañía tiene que hacer es compensar a los propietarios de los vehículos trucados porque VW les vendió un producto distinto al que estaba publicitado, o reembolsar el precio pagado.

Ante la propuesta de la representante demócrata Jan Schakowsky de que VW preste automóviles a los propietarios afectados para evitar las emisiones contaminantes hasta que estén arreglados, Horn contestó que la compañía no puede hacerlo “porque EPA ha dicho que los vehículos son seguros”.

Regulador de EEUU aún tiene “muchas preguntas” para Volkswagen sin contestar

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) reconoció  que el Grupo Volkswagen (VW) todavía no ha proporcionado información básica sobre la manipulación de los motores turbodiésel y que ya han empezado a realizar pruebas adicionales para detectar trucos en otros fabricantes.

En una vista en el Congreso estadounidense sobre la manipulación de Volkswagen, Christopher Grundler, director de la Oficina de Transporte y Calidad del Aire de EPA, admitió que ese organismo, que desveló el 18 de septiembre el escándalo, sigue sin tener los detalles del trucaje.

Logo de Volkswagen reflejado en el agua
Imagen del logo de Volkswagen reflejado en el agua. EFE/Julian Stratenschulte

“Seguimos teniendo muchas preguntas que VW tiene que responder”, reconoció Grundler cuando fue preguntado si “tiene un conocimiento absoluto” de cómo funciona el software instalado por Volkswagen para ocultar que sus automóviles emiten óxidos de nitrógeno, un producto cancerígeno, hasta 40 veces más de lo permitido.

Grundler también explicó que VW no ha aceptado compartir con EPA los resultados de las investigaciones internas que están realizando para determinar cómo se produjo la manipulación.

 

Fiscalía alemana registra VW para buscar a los autores de las manipulaciones

La fiscalía alemana ordenó registros en varias sedes de Volkswagen, entre ellas la central en Wolfsburgo, y en domicilios de trabajadores del grupo para recabar información que permita identificar a las personas implicadas en el trucaje de los motores diésel.

La fiscalía de Braunschweig, cercana a Wolsfburgo (norte del país), explicó en un comunicado que dio ese paso para incautarse de documentación y soportes informáticos “que puedan contener información sobre el exacto proceder y la identidad de los empleados de la compañía implicados” en los presuntos hechos delictivos que investiga.

ex presidente volkswagen
El ex presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, en una imagen de archivo. EFE/Kay Nietfeld

El ministerio fiscal abrió diligencias el pasado 28 de septiembre tras recibir varias denuncias y al considerar que había sospechas de fraude en la venta de millones de vehículos con un software que manipulaba sus emisiones contaminantes.

Los registros se hicieron sin previo aviso con participación de tres oficinas fiscales y de cincuenta agentes de las fuerzas de seguridad del estado federado de Baja Sajonia, en el que se encuentra la central del grupo automovilístico.

concesionario volkswagen eeuu
Imagen de un concesionario de Volkswagen en EEUU. EFE/JOHN G. MABANGLO

Un portavoz de Volkswagen, en declaraciones a diversos medios, garantizó el total apoyo de la empresa a las investigaciones de la fiscalía y recordó que el grupo también presentó el pasado 23 de septiembre una demanda ante la fiscalía de Braunschweig.

En un primer momento este organismo informó de que las diligencias se centraban en el expresidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, quien dimitió poco después de conocerse el escándalo, pero más tarde aclaró que se trataba de una investigación contra desconocidos.

Su objetivo es identificar a las personas implicadas en la manipulación de los motores, un escándalo que afecta a once millones de vehículos en todo el mundo, según ha reconocido la propia empresa.

La investigación en Alemania corre en paralelo a las abiertas en otros países europeos después de que las autoridades medioambientales estadounidenses destaparan el escándalo.

EFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOR (No Ratings Yet)
EFEMOTORLoading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies