Inicio / Industria / UGT: al “terremoto” que ha destruido 35.000 empleos del motor le seguirá un “tsunami”

UGT: al “terremoto” que ha destruido 35.000 empleos del motor le seguirá un “tsunami”

La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT ha pedido este viernes un Pacto de Estado por la industria que evite que, al “terremoto” que ha destruido 35.000 empleos en el automóvil, le siga ahora un “tsunami” por la “criminalización” del diésel y las nuevas homologaciones y límites de emisiones.

Línea de montaje de la factoría de PSA en Vigo
Línea de montaje de la factoría de PSA en Vigo. Foto PSA

Según ha explicado el sindicato en un comunicado, las críticas a la tecnología diésel, el nuevo sistema de homologación WLTP y el acuerdo de reducción de emisiones alcanzado por los países de la Unión Europea han afectado “enormemente” a un sector que en España emplea a 2 millones de personas y que está conteniendo sus consecuencias negativas por los acuerdos alcanzados en los diferentes centros de trabajo.

“Desgraciadamente, la falta de política industrial que llevamos denunciado desde hace años, no ha contribuido a frenar este terremoto ni a hacer frente a los retos que está afrontando ya la industria del automóvil”, ha lamentado UGT-FICA.

Por ello, la federación ha advertido de que, ahora es “más necesario que nunca”, que las distintas administraciones se coordinen y pongan en marcha medidas industriales que acompañen a los acuerdos firmados por los representantes sindicales.

UGT-FICA también ha reclamado una política industrial que “garantice el futuro industrial del país”, al tiempo que ha añadido que “al anterior Gobierno no le interesó la industria en absoluto y el actual hace gestos de tener interés, pero insuficientes”.

En su opinión, el “principal reto” que se ha de incluir en el Pacto de Estado por la Industria es el mantenimiento del empleo, entendiendo que, para cumplir este objetivo, es “fundamental” asegurar el tejido industrial, ha apostillado.

Medidas urgentes para el sector del motor

En el sector automovilístico, la federación plantea como “medidas urgentes” que se instaure el contrato de relevo; la instalación de plantas de fabricación de baterías, así como la puesta en marcha de planes estatales de formación, de red de raíl y terrestre, de infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos y energéticos y medioambientales.

Asimismo, propone que potenciar las ayudas a las empresas que inviertan en I+D+i o nuevas tecnologías y la creación de un plan de ayudas para la compra de vehículos verdes.

Producción de motores en Valladolid
Producción de motores en Valladolid. Foto Renault

Como medidas complementarias, y en previsión de los cambios en movilidad, robotización y digitalización que se avecinan, UGT-FICA defiende la implantación de la jornada de 32 horas semanales, como fórmula de distribución del trabajo.

La jubilación a los 60 años, minimizar la temporalidad con un acuerdo estatal y un convenio sectorial de referencia mínima que obligue a las empresas multiservicios o centros especiales de empleo completan las demandas de la central sindical.

La federación se ha mostrado convencida de que, si se aúna la protección de los acuerdos alcanzados en los centros de trabajo con una política industrial que apoye al sector, “se podrá sacar adelante la industria automovilística y seguir ejerciendo de motor de arrastre para el resto de sectores industriales de España”.

“De lo que hagamos entre todos va a depender la pervivencia de la industria del automóvil en nuestro país”, ha concluido.

EFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOR (2 votes, average: 5,00 out of 5)
EFEMOTORLoading...