Inicio / Pruebas / Audi A4 allroad 2.0 TFSI S tronic quattro: hecho de contrastes

Audi A4 allroad 2.0 TFSI S tronic quattro: hecho de contrastes

El Audi A4 allroad 2.0 TSFI de 252 CV es un coche de contrastes, que te hace plantearte el porqué y el para qué de un coche.

Audi A4 allroad
Audi A4 allroad (vista ters cuartos delantera). Foto Audi

Tiene un motor potente de gasolina con el que es una delicia sumar kilómetros, pero que también apetece llevar a bajas revoluciones para gozar de la excelente calidad de rodadura que tiene.

Y es que el ruido del propulsor, por el buen trabajo de insonorización que se ha hecho, no llega al habitáculo de este vehículo premium, lo que a veces parece acercarnos a un eléctrico y te deja claro que no desearás un diésel y su rumorosidad en frío.

Pero si se va a conducir tranquilo, ¿para qué se quieren 252 CV?. La respuesta es fácil, para que los adelantamientos se hagan como se deben hacer, de la forma más rauda posible para volver a nuestro carril.

También para que las incorporaciones a las vías o el paso por una plazoleta no suponga un inconveniente a un vehículo que, pesa, dependiendo de las versiones, hasta 90 kilogramos menos que la generación anterior.

Asimismo para que el coronar un puerto sea una constante subida de adrenalina gracias a un chasis al que no se le pueden poner pegas a pesar de su carrocería familiar.

Aguanta bien el coche en cualquier situación y los trasvases de peso en curvas a velocidades rápidas son inapreciables para el conductor, que ve cómo el coche traza con celeridad por una dirección muy fiable.

El equipo de frenos también controla a la perfección las oscilaciones y evita, en frenadas al límite, que el coche cabecee.

En suma, la sensación de seguridad y de estabilidad de este Audi familiar es muy elevada, lo que le hace accesible para cualquier conductor que tenga una cuenta saneada.

Además, el estar equipado de serie con la tracción integral quattro de Audi es un arma que va a mantener a raya las imperfecciones que se puedan cometer al volante.

Audi A4 allroad
Audi A4 allroad (silueta). Foto Audi

En el caso que nos ocupa, el del 2.0 TFSI, Audi le ha reservado el sistema quattro con tecnología ultra, que funciona de forma predictiva, anticipándose a las necesidades del conductor gracias a un completo despliegue de sensores y del análisis continuo de los datos recibidos de la dinámica de conducción.

Con un agarre óptimo, la tracción va a las ruedas delanteras, mientras que si el firme cambia, se produce, de forma automática, un reparto entre los dos ejes.

Esto es posible porque cada diez milisegundos, el sistema recibe y analiza una gran variedad de datos, como el ángulo de dirección, la aceleración lateral y longitudinal y el par motor, entre otros.

La activación del sistema de transmisión integral sigue una estrategia de dos fases: predictiva (anticipativa) y reactiva para corregir problemas de falta de adherencia.

La transmisión que equipa de serie es la automática S tronic de siete velocidades y levas en el volante, que como característica principal también tiene la de anticiparse a los deseos del conductor.

Pero cuando éste no quiera que sea la “máquina” la que trabaje por él, puede conectar el modo secuencial y subir el cuentavueltas hasta donde desee mediante las levas que hay en el volante.

No obstante, decir que, en modo automático siempre guarda la suficiente potencia en la recámara para que el conductor pueda hacer la maniobra que tenía pensada.

Otros modos entre los que nos permite elegir el nuevo Audi Drive Select son comfort, dynamic, efficiency e individual (si cuenta con sistema de navegación).

Además, se le ha añadido un nuevo offroad para que sea más fácil transitar por zonas sin asfalto.

Pero volviendo a la comparación con el eléctrico, por el casi nulo ruido que llega al interior del automóvil, reconocer que nadie va a poder resistirse a accionar el modo dynamic para revolucionar este 2 litros de gasolina y poderle oír, aunque sin el toque racing o ronco que se le podría esperar.

Los contrastes no acaban aquí, ya que, por su definición, el Allroad está más diseñado para circular fuera del asfalto que por él (su distancia al suelo en comparación con el A4 Avant crece 23 milímetros). Si no, para qué se paga el plus de la tracción integral?.

Pues para que la aventura del día a día, las heladas, las lluvias copiosas o las carreteras en mal estado y con un agarre deficiente no sean un obstáculo para este vehículo.

Para que el conductor note cómo en curvas cerradas la tracción, los asistentes de seguridad y sus manos trabajan en armonía para que el vehículo realice la trayectoria que se le dibuja desde el volante.

Y en este punto hay que preguntarse cómo ve el pasaje al Audi allroad que su conductor tanto alaba y ensalza. Pues como un vehículo premium en el que la calidad y el lujo son claramente apreciables nada más abrir alguna de sus puertas (los tiradores en vez estar divididos en dos partes, de las que solo se abre una, se accionan tirando ligeramente hacia arriba, otro contraste).

El preciso encaje de los plásticos y su ajuste con materiales de calidad, como es el cuero, invitan a pasar largas horas sentados a bordo.

Audi A4 allroad
Audi A4 allroad (vista tres cuartos trasera). Foto Audi

Las plazas traseras del A4 allroad están más pensadas para dos personas

El puesto de conducción es muy ergonómico y, aunque invita a adoptar una posición baja para disfrutar de una conducción deportiva, es más practico optar a la habitual de un todocamino, en la que banqueta va más alta de lo normal para ver las irregularidades del camino y evitar que golpeemos los bajos.

El cuadro de relojes es virtual (Audi cockpit) y se puede personalizar en función de la información que quiera recibir el conductor.

Los asientos de la unidad probada por Efe son muy cómodos, pero en conducción rápida se echa en falta que abracen un poco más para evitar deslizamientos del cuerpo por la tapicería de cuero.

En la parte trasera, un vehículo premium como éste está más pensado para dos personas que para tres, pero también tiene cabida una tercera, aunque la plaza central no es tan cómoda como las de los laterales por la dureza del respaldo que acoge el apoyabrazos y la tapa para introducir elementos largos.

Además, el túnel central, que alberga la salida de la climatización, deja poco sitio para las piernas del pasajero del medio, que las deberá llevar más separadas de lo normal.

Aunque en la carrocería familiar del A4 la superficie acristalada es amplia, se puede ésta incrementar notablemente con el techo panorámico y practicable de la versión analizada.

Por su parte, el maletero ofrece 505 litros, que pueden ampliarse hasta los 1.510 reclinando los asientos traseros y ocupando todo el espacio hasta el techo.

En suma, el Audi A4 Allroad es el perfecto compañero de aventuras para personas que buscan un coche aspiracional, polivalente, rápido y con un diseño que dice más que la carrocería berlina.

Audi A4 allroad
Audi A4 allroad (interior). Foto Audi

Es cómodo (el eje delantero cuenta con suspensión de cinco brazos revisada, al igual que el trasero) y seguro para el día a día, así como muy manejable por un radio de giro que no le impide aparcar en plazas angostas de supermercados o de centros comerciales.

Sus peros los aportan su tarifa (casi 52.000 euros) y su consumo (el mixto homologado por la marca es de 6,5 l/100 km, que en la prueba realizada por Efe se ha situado en 8,8 l/100 km por algunos registros cercanos a los 10 l/100 km).

Son los peajes a pagar, para nada insalvables, por un vehículo que no defraudará a nadie y que hará pensarse si verdaderamente lo que se necesita es un SUV, ahora que solo se habla de ellos y del poder de convocatoria que tienen en las estadísticas mensuales de matriculaciones.

Eso sí, como cada vez es más habitual en los premium, muchos de los asistentes a la conducción nuevos, así como otros elementos de confort, son opcionales, por lo que la tarifa del A4 allroad puede literalmente dispararse.

Para evitarlo, el fabricante de los cuatro aros los ha agrupado en diferentes facturas para que sean más baratos. Como casi todo en la vida, de lo que se trata es de hacer cuentas y elegir lo más práctico.

Esto también es aplicable a la hora de comparar su precio con el de sus competidores. El Audi está en la parte alta de la tabla, junto a otros alemanes de igual renombre que él.

Frente a los modelos generalistas, es entre 10.000 y 20.000 euros más caro. Curioso es que algunos de los que le pueden hacer sombra salen del mismo consorcio automovilístico al que él pertenece, el todopoderoso Grupo Volkswagen.

EFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOREFEMOTOR (2 votes, average: 5,00 out of 5)
EFEMOTORLoading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies